¿CUÁNDO ACUDIR AL PSICÓLOGO?

Cualquier persona puede beneficiarse de iniciar un proceso terapéutico si lo que buscas es crecer como persona, mejorar tu bienestar emocional y social o aclararte a la hora de tomar una decisión. Sin embargo, es especialmente recomendable acudir en casos en los que existe malestar.

Algunos de las razones más frecuentes para acudir al psicólogo son:

DIFICULTADES PERSONALES. Ansiedad, tristeza, apatía, miedo, ira, problemas en las relaciones sexuales, culpa, obsesiones, adicciones, problemas con el sueño o problemas físicos como enfermedades autoinmunes, fibromialgia, eccemas, etc. asociadas con somatizaciones.
SITUACIONES DOLOROSAS. Rupturas, enfermedades, pérdidas, situaciones traumáticas recientes o pasadas como accidentes, violencia, malos tratos, abusos, etc.
DIFICULTADES EN LAS RELACIONES. Problemas en la pareja, familia o laborales. Dificultades para establecer o mantener nuevas relaciones de amistad o amor, conflictos frecuentes, etc.
CRISIS VITALES. Cambios en nuestra vida en los que hay que tomar decisiones y que requieren de nuestra capacidad de afrontamiento de nuevas situaciones.